Translate

sábado, 20 de agosto de 2016

Apreciación de las pequeñas cosas II

Muchos dicen que las personas cuya cabellera es pelirroja no son portadoras de almas propias, y por lo tanto intentan apropiarse de las ajenas. Yo, personalmente, no creo en eso.
Hace no mucho tiempo vi a una chica pelirroja. Su cabello era de una tonalidad que se podría encontrar entre el rojo y el cobre, con algunos dejos de anaranjado. Me impactó al principio, no voy a mentir. Y ese mito (o leyenda urbana, como le quieran llamar) vino corriendo a mi mente, pero lo ignoré. Porque con solo posar la mirada en los ojos de esa chica supe que tenía alma, y que era una de las más puras que jamás voy a conocer.
- c.d.

No hay comentarios:

Publicar un comentario